Acceso voluntario/a

Noticia

La actividad mental y física en la mediana edad se relaciona con un menor riesgo de demencia

Según un estudio publicado en Neurology mantener el estado físico y mental activo en la mediana edad puede estar relacionado con un menor riesgo de desarrollar demencia décadas más tarde.

Las actividades mentales incluían leer, tocar instrumentos, cantar en un coro, visitar conciertos, jardinería, hacer trabajos de costura o asistir a servicios religiosos.

“Estos resultados indican que estas actividades en la mediana edad pueden desempeñar un papel en la prevención de la demencia en la vejez y en la conservación de la salud cognitiva”, dijo la autora del estudio Jenna Najar, MD, de la Universidad de Gotemburgo en Suecia. “Es emocionante ya que estas son actividades que las personas pueden incorporar a sus vidas con bastante facilidad y sin mucho gasto”.

Estudio con 800 mujeres

El estudio involucró a 800 mujeres suecas con una edad promedio de 47 años que fueron seguidas durante 44 años. Al comienzo del estudio, se les preguntó a los participantes sobre sus actividades físicas y mentales. Las actividades mentales incluían actividades intelectuales, como leer y escribir; actividades artísticas, como ir a un concierto o cantar en un coro; actividades manuales, tales como costura o jardinería; actividades del club; y la actividad religiosa.

Para la actividad física, los participantes se dividieron en dos grupos, activos e inactivos. El grupo activo abarcó desde la actividad física liviana, como caminar, jardinería, bolos o andar en bicicleta durante un mínimo de cuatro horas por semana hasta ejercicios intensos regulares como correr o nadar varias veces a la semana o participar en deportes competitivos. Un total del 17 por ciento de los participantes estaba en el grupo inactivo y el 82 por ciento estaba en el grupo activo.

Durante el estudio, 194 mujeres desarrollaron demencia. De ellas, 102 tenían enfermedad de Alzheimer, 27 tenían demencia vascular y 41 tenían demencia mixta, que es cuando hay más de un tipo de demencia, como las placas y ovillos de la enfermedad de Alzheimer junto con los cambios en los vasos sanguíneos observados en la demencia vascular.

El estudio encontró que las mujeres con un alto nivel de actividades mentales tenían un 46 por ciento menos de probabilidades de desarrollar la enfermedad de Alzheimer y un 34 por ciento menos probabilidades de desarrollar demencia en general que las mujeres con el bajo nivel de actividades mentales. Las mujeres que eran físicamente activas eran 52 por ciento menos propensas a desarrollar demencia con enfermedad cerebrovascular y 56 por ciento menos propensas a desarrollar demencia mixta que las mujeres que estaban inactivas.

 

Enlace al estudio en Neurology: