Consells

Lo que comemos, y cuándo lo hacemos, afecta nuestro sueño

Dormir bien es necesario para nuestro bienestar físico y mental y nos proporciona un mejor descanso, que beneficia nuestra capacidad cognitiva.

Mediante la alimentación se obtienen los nutrientes esenciales para el desarrollo de todas las funciones de nuestro organismo, entre ellas el dormir.

Lo que comemos y bebemos afecta nuestro sueño. El momento del día en que se toman los alimentos y la frecuencia con que se ingieren son claves para mantener un sueño saludable.

Por este motivo es interesante conocer los alimentos que pueden facilitar o dificultar el sueño, así como el momento idóneo del día para ingerirlos.

Comidas que debemos evitar

Las bebidas estimulantes tales como el café, el té, el cacao y muchos refrescos son sustancias que se tiene que evitar consumir en las horas cercanas a ir a dormir, puesto que su efecto puede persistir varias horas.

Los alimentos que provocan acidez (especies picantes), reflujo (comidas grasas) o son más diuréticas (endibia, apio, berenjena o cebolla) pueden interrumpir y perjudicar el sueño.

Las bebidas alcohólicas ingeridas con moderación pueden inducir el sueño, si bien la mayoría de veces lo alteran produciendo un despertar precoz, apneas e insomnio.

En las últimas horas del día se tiene que evitar tomar frutas ricas con vitamina C (naranja o kiwi), carnes rojas y embutidos, puesto que son ricas en tirosina, aminoácido que favorece estar despierto.

En personas genéticamente predispuestas, las alergias o intolerancias a ciertos alimentos o aditivos pueden alterar el sueño produciendo picores, erupciones o migrañas, por ejemplo.

 

Buenos alimentos

Por otro lado, los plátanos, la piña, la leche, el pescado azul, el pollo, la soja, el queso (no curado) o los frutos secos son alimentos ricos en triptófano, que es un aminoácido esencial para las hormonas que regulan el sueño. Es recomendable tomarlos por la tarde o noche puesto que pueden contribuir a facilitar el sueño.

Para que la alimentación nos ayude a conseguir un sueño saludable se tienen que tener en cuenta, además, la importancia de establecer una rutina de hábitos dietéticos y horarios de comidas saludables e ir a dormir unas dos horas después de cenar.

 

“Consejo elaborado por Ad Salutem, entidad colaboradora del BBHI en el ámbito  del sueño.”

Compartir article