Consejos

La calabaza y el boniato, fuentes de antioxidantes y vitamina A

Consejo elaborado por Ametller Origen, entidad colaboradora del BBHI en el ámbito de la nutrición.

Cada estación tiene sus colores y el otoño nos proporciona colores amarillos, anaranjados marrones, los mismos colores que algunas hortalizas y tubérculo típicos de esta estación, como la calabaza y el boniato.

La calabaza es una hortaliza que podemos encontrar todo el año, pero en nuestra casa es una hortaliza de temporada y podemos disfrutar desde septiembre a noviembre y, por tanto, ahora es un buen momento para consumirla. Aunque existe una gran variedad de calabazas, su valor nutricional es muy parecido y únicamente se diferencian por su forma, dimensión, color y semillas.

Desde un punto de vista nutricional, la calabaza:

  • Tiene un valor calórico muy bajo (32Kcal/100g)
  • Es una gran fuente de carotenos que tienen un papel muy importante en la protección de las células frente al envejecimiento, gracias a su poder antioxidante. Los antioxidantes mejoran la salud cerebrovascular, cardiovascular y previenen determinadas enfermedades como la obesidad, la diabetes o determinados tipos de cáncer.
  • Aporta vitamina A, clave para un buen estado de piel y vista.
  • Tiene un alto contenido en fibra, aproximadamente 3g por 100g, lo que te ayuda a mantener una buena salud intestinal, tanto en lo referente a tu tránsito como al mantenimiento de la microbiota.

Otro de los protagonistas típicos del otoño es el boniato. A diferencia de la calabaza, el boniato es un tubérculo y, por tanto, forma parte del grupo de los farináceos o carbohidratos, que te aporta una gran variedad de nutrientes, superiores a los que te aporta la patata. Entre las principales propiedades del boniato destacan:

  • Tiene un alto contenido en fibra: esto hace de este tubérculo una opción muy buena para dietas hipocalóricas, es decir, bajas en calorías.
  • Es una fuente de carotenos y, por tanto, de antioxidantes
  • Contiene vitamina A.

Todas estas virtudes hacen que la calabaza y el boniato sean ideales en todas las edades. En cuanto a su consumo se recomiendan dos raciones de hortalizas al día (entre 150-200g) y una ración de farináceos (por ejemplo un boniato de unos 150g) a comer y otro a cenar.

Compartir article