Consejos

Aprender nuevas habilidades para mejorar algunas funciones cognitivas en el envejecimiento

A lo largo de toda la vida nuestro cerebro cambia constantemente, desarrollando nuevas neuronas y conexiones entre ellas. Esta capacidad de cambiar y adaptarse de nuestro cerebro se conoce como plasticidad cerebral.

Algunos de estos cambios se producen en relación a las experiencias que tenemos y las actividades que hacemos diariamente.

Por esta razón, hacer actividades cognitivamente estimulantes, así como participar en actividades formativas o aprender cosas nuevas, puede traer cambios en el ámbito cerebral y beneficios en el ámbito cognitivo. Estos beneficios podrían contrarrestar los cambios en nuestro cerebro que están relacionados con el envejecimiento, reduciendo los riesgos de desarrollar demencia o empeorar en alguna función cognitiva.

Entre estas actividades que podrían ser beneficiosas por el envejecimiento encontramos la de aprender y hablar una nueva lengua.

 

Aprender una nueva lengua podría ser beneficioso para el envejecimiento

Recientemente un estudio del Prof. Bak de la Universidad de Edimburgo (Escocia) sugiere que aprender una nueva lengua podría ser beneficioso para el envejecimiento.

En este estudio longitudinal de cohortes (Lothian Birth Cohort) más de 1.000 personas nacidas en el 1936 hicieron diferentes pruebas cognitivas cuando tenían 11 años y más de 800 las volvieron a hacer cuando tenían 70 años. Aunque el estudio no se hizo originariamente para estudiar directamente los efectos del bilingüismo sobre el envejecimiento, la gran cantidad de datos recogidos permitió estudiar también este aspecto. A pesar de que antes de los 11 años nadie de los participantes hablaba dos lenguas, una tercera parte la aprendió en cualquier momento siguiente de su vida.

Al dividir a los participantes según este criterio pudieron ver que las personas que en algún momento habían aprendido una segunda lengua mostraban mejores resultados en algunas funciones cognitivas.

A pesar de estos prometedores resultados, el efecto beneficioso de aprender una nueva lengua en edad adulta es todavía una cuestión debatida y no del todo demostrada. En este sentido, un estudio recientemente desarrollado en el Basque Center for Brain and Language, en San Sebastián, no pudo demostrar beneficios en capacidades de resolución de interferencias en personas entre 60 y 80 años que hicieron un curso de Eusquera durante un año.

 

Más información:

Compartir article