Consells

4 trucos para acelerar tu memoria

 

Todos tenemos momentos de olvido sobre dónde hemos dejado las llaves, por qué entramos en una habitación o cómo se llama un objeto. Lo más probable es que esto refleje cambios relacionados con la edad en las habilidades de pensamiento. 

Cómo funciona la memoria

La memoria implica tres procesos: codificación, grabación y recuperación. El cerebro recibe y codifica (toma) nueva información; el cerebro luego registra (almacena) la información; finalmente, el cerebro recupera información cuando la necesita.

Muchas regiones del cerebro están involucradas en este proceso. Por ejemplo, la corteza cerebral, la gran capa externa del cerebro, adquiere nueva información como entrada de nuestros sentidos. La amígdala etiqueta la información como digna de almacenamiento. Cerca, el hipocampo almacena recuerdos. Y los lóbulos frontales nos ayudan a recuperar información conscientemente.

 La memoria de envejecimiento

Muchas personas notan una diferencia en la memoria a partir de los 50 años. Es entonces cuando los cambios químicos y estructurales relacionados con la edad pueden comenzar en las regiones cerebrales involucradas en el procesamiento de la memoria, como el hipocampo o los lóbulos frontales. Estos cambios pueden ralentizar la velocidad de procesamiento, por lo que es difícil recordar nombres o palabras familiares.

Otros factores pueden estar en juego también. “La memoria de trabajo, una libreta mental que nos permite utilizar información importante durante el día, es susceptible a la depresión, la ansiedad y el estrés”, explica el Dr. Salinas, “y la falta de sueño puede afectar la retención y el uso del cerebro.”

Los efectos secundarios de un medicamento también pueden afectar la memoria. Por ejemplo, si usas un medicamento contra la ansiedad, sus efectos secundarios sedantes pueden hacer que tu cerebro esté menos alerta y más lento.

 

     

 

Trucos de memoria

Otra forma de aumentar la memoria es aprovechar al máximo la forma en que funciona. Las siguientes estrategias pueden ayudar.

 

  1. Repite lo que escuchas en voz alta, como el nombre de alguien, una dirección o una idea nueva. La repetición aumenta la probabilidad de que registres la información y puedas recuperarla más tarde. “Con cada repetición, tu cerebro tiene otra oportunidad para codificar la información”, explica el Dr. Salinas. “Las conexiones entre las células cerebrales se refuerzan, al igual que abrir un camino en el bosque. Cuanto más se camina por el mismo camino, más fácil es caminar la próxima vez”.
  2. Toma nota de las personas a las que necesita llamar, los recados que tiene que hacer y las citas. “Somos mucho mejores en reconocimiento que en recuerdo”, explica el Dr. Salinas. “Con reconocimiento, como leer una lista, hay ganchos o pistas adicionales que te ayudan a encontrar la información que estás buscando”.
  3. Hacer asociaciones entre información antigua y nueva. Conecta el nombre de una persona a algo familiar. Por ejemplo, si el nombre de la persona es Sandy, imagina a esa persona en la playa. O crea una historia en torno a la lista de compra. “Nuestro cerebro es bueno en las secuencias, y poner cosas en una historia ayuda. Cuanto más ridículo, más memorable es. Por ejemplo, si tu lista es leche, huevos y pan, la historia podría ser que estás tomando leche con Elvis con un sandwich de huevo “, sugiere el Dr. Salinas.
  4. Divide la información en fragmentos, como tomar un número largo y recordarlo más como un número de teléfono. “Es difícil almacenar un número largo”, dice el Dr. Salinas, “pero es más fácil almacenar pequeños fragmentos en la memoria de trabajo”. Si estás tratando de memorizar un discurso para un brindis de bodas, concéntrate en obtener una sola oración o idea a la vez, no todo el discurso de una vez.

 

Cuando los trucos no ayudan

Olvidar algo de vez en cuando es probablemente normal. No es normal cuando los cambios de memoria interfieren con el funcionamiento diario. El Dr. Salinas recomienda que hables con tu médico si estás cometiendo más errores que de costumbre en el trabajo; teniendo dificultad para pagar las cuentas; o tienes problemas para completar tareas, cocinar, enviar correos electrónicos o hacer tareas domésticas. Pero no entres en pánico. “En la mayoría de los casos, hay una causa temporal o reversible detrás de tus tarjetas de memoria. Una vez que se ha solucionado eso, puedes volver a tu yo más habitual para recordar”, dice el Dr. Salinas.

 

 

Consejo traducido del Harvard Health Publishing:

 

Compartir article