Rosa Martí

Jubilada
Transcripción

Rosa Martí
Yo todavía tengo ilusiones, yo no tengo la edad que tengo. Dicen, dicen que tengo esa edad, pero dentro de mí, yo tengo unos 60 años.

Yo a los 60 años dije, “bueno, se ha acabado tanto la casa”. Y empecé a hacer yoga, ir a la escuela de la mujer a la Diputación, a pintar, a hacer flores, a planchar. Terminaba un curso y empezaba otro.

Yo a los 60 años dije, “bueno, se ha acabado tanto la casa”. Y empecé a hacer yoga, ir a la escuela de la mujer a la Diputación, a pintar, a hacer flores, a planchar. Terminaba un curso y empezaba otro.

Me acuesto, generalmente, a las 10 y me levanto a las 8.

Lo que no me ha gustado a mi he procurado no hacerlo. Porque seguramente a otra persona tampoco le gustará.

He tenido amigos, algunos. Pocos, pero buenos.

Y a veces, me dicen: “Para la edad que tienes, no te quejes.” Pues no me quejo. ¿Para qué? Si enseguida me sacan la edad. ¿Qué culpa tengo yo?

Y como no han inventado quitar los años, pues aquí estamos.

¿Y qué has hecho para llegar? Ah, ¿yo? Vivir. Vivir y ser feliz.