Noticia

El envejecimiento en la era digital: cómo el uso de la tecnología nos ayuda.

El deterioro cognitivo relacionado con la edad tiene un impacto profundo en las personas, las familias, los sistemas sanitarios y la sociedad en general, sabemos que este deterioro es consecuencia de alguna patología cerebral, por tanto debemos centrar los esfuerzos en minimizarse y reducir la brecha entre la salud y la vida útil mediante la detección precoz y la medicina personalizada.

Cada vez se hace más difícil acceder a los profesionales médicos y el uso de la tecnología se presenta como una opción atractiva y realista en cuanto al seguimiento personalizado y la adherencia a los tratamientos que acaba asegurando una mayor eficacia de las intervenciones. Es por esta razón que conceptos como Intelligent Technology Therapy Assistant (ITA) son una solución que permitiría mantener la atención personalizada entre médico y paciente. Es en casos como estos que la plataforma de telerehabilitación cognitiva el “Guttmann, NeuroPersonalTrainer®”, es un buen ejemplo puesto que permite la evaluación, la atención neuropsicológica personalizada y la aplicación de coaching de intervención multimodal del Barcelona Brain Health Initiative (BBHI).

En 2050, la población mundial de adultos mayores será del 16,7% de la población total, el doble que en 2015. El aumento de la esperanza de vida, no siempre ha estado acompañado de un aumento de la longevidad saludable; en los últimos 20 años, la esperanza de vida global ha pasado de 66,8 a 73,4 años, pero se estima que sólo cinco de estos años se mantendría un estilo de vida saludable.

Enfermedades como; el Alzheimer y otras demencias son una causa importante de discapacidad en el envejecimiento, y actualmente son la sexta causa de mortalidad en la población mayor. El mantenimiento de la función cognitiva es un predictor clave de una mejor calidad de vida y de independencia en el envejecimiento, por eso se necesitan estrategias útiles para mejorar la longevidad saludable y garantizar que los años ganados no se pasen bajo la carga de una enfermedad grave.

Enlace al artículo: https://doi.org/10.3389/fdgth.2021.755008