Noticia

El impacto psicológico de una cuarentena, y cómo reducirlo

La pandemia del coronavirus ha conducido a imponer cuarentenas y confinamiento a la población en muchos países afectados. Un equipo del King’s College de Londres acaba de publicar en «The Lancet’ una revisión del impacto psicológico de esta medida sanitaria. 

Como indican los autores, la separación de los seres queridos, pérdida de libertad, incertidumbre sobre el estado de la epidemia y aburrimiento, son algunas de las consecuencias que, en ocasiones, pueden conllevar efectos negativos. Por ello, el uso exitoso de la cuarentena como medida de salud pública requiere que se reduzca, en la medida de lo posible, los efectos negativos asociados a ella.   

Los autores han realizado una revisión de la evidencia sobre el impacto psicológico de la cuarentena, para explorar sus posibles efectos sobre la salud mental y el bienestar psicológico, y los factores que contribuyen o mitigan estos efectos. De 3.166 estudios de investigación relacionados encontrados, 24 fueron incluidos en su revisión. 

Algunos de los resultados más destacados son: 

  • Debido al impacto en las rutinas habituales como consecuencia del aislamiento, durante la cuarentena algunas personas tendrán sentimientos de estrés y ansiedad, e incluso desesperación o síntomas depresivos que impactarán en su calidad de vida y bienestar psicológicos. Sentirse así es un fenómeno descrito en otros periodos de aislamiento durante otras épocas y contextos. Por lo tanto, estos sentimientos deben ser reconocidos y no tienen por qué indicar que esté apareciendo una enfermedad (como por ejemplo la depresión). 
  • Es posible que tras el periodo de confinamiento estos sentimientos persistan durante un tiempo, especialmente en personas que ya sufrían de estrés, y que se vean realizando acciones de evitación (evitar gente que tose, espacios concurridos) debido al cambio de hábitos durante el confinamiento. 
  • El desconocimiento del curso y riesgo (por ejemplo, de ser infectado) durante la enfermedad es uno de los factores asociados con la ansiedad durante la cuarentena, por lo tanto, es importante mantenerse informado tanto como sea posible a partir de datos objetivos. 
  • La percepción de no tener suficientes recursos (materiales, de alimentación…) para afrontar la cuarentena también se asocia con niveles de estrés y malestar más elevados. Es importante, por lo tanto, si tenemos o identificamos personas dependientes a cargo que no puedan abastecerse por ellos mismos, ayudarles (manteniendo siempre las recomendaciones sanitarias) y/o mandarles mensajes tranquilizadores en este sentido. 
  • Durante la cuarentena pueden aparecer sentimientos de aislamiento social que pueden combatirse parcialmente usando tecnología y redes sociales. Para personas afectadas, por ejemplo, algunos estudios demuestran que formar parte de grupos de redes sociales de otras personas afectadas puede ser beneficioso. El hecho de poder comunicarse con la familia y las amistades también es esencial: las redes sociales pueden desempeñar un papel importante en la comunicación con aquellos/as que se encuentran lejos. 

 

Fuente: Brooks, S.K., Webster, R.K., Smith, L.E., Woodland, L., Wessely, S., Greenberg, N., Rubin, G.J. (2020). The psychological impact of quarantine and how to reduce it: rapide review of the evidence. The Lancet, 395, pp. 912-20.