Noticia

Cambios en la presión arterial se relacionan con mala salud cerebral en la edad adulta tardía

Según una nueva investigación, publicada en The Lancet Neurology, la presión arterial alta y el aumento de la presión arterial entre las edades de 36 y 53 están asociadas con lesiones cerebrales y  sustancia blanca de menor volumen en edades posteriores.

Los resultados de un reciente estudio, realizado por investigadores del University College de Londres, sugieren que puede haber un vínculo entre los cambios en la presión sanguínea tempranamente en la vida y una peor salud del cerebro a medida que una persona envejece.

Insight 46, que es el estudio de cohorte de nacimiento más antiguo en Gran Bretaña, reveló que la presión arterial alta y creciente desde la edad adulta temprana hasta la mediana edad parecía estar asociada con aumentos en el volumen de hiperintensidad de la sustancia blanca y volúmenes cerebrales más pequeños entre las edades de 69 y 71 años.

Es importante prevenir la hipertensión arterial desde los 36

“Ahora sabemos que es poco probable que el daño causado por la hipertensión se deba al amiloide de la proteína de Alzheimer, sino a través de cambios en los vasos sanguíneos y la arquitectura del cerebro”, dijo Jonathan Schott, profesor del University College London. “Los hallazgos muestran que el monitoreo de la presión arterial y las intervenciones dirigidas a maximizar la salud del cerebro más adelante en la vida deben empezar al menos a principios de la mediana edad “.

Insight 46, un subestudio de la Encuesta Nacional de Salud y Desarrollo del Consejo de Investigación Médica, contenía 502 participantes a los que se hizo un seguimiento desde su nacimiento durante la misma semana de 1946. A todos los participantes se les evaluó la presión arterial a las edades de 36, 43, 53, 60 a 64 y 69 años.

Este estudio, “Asociaciones entre la presión arterial en la edad adulta y la estructura y patología del cerebro en la edad avanzada en el subestudio de neurociencia de la cohorte de nacimientos británica de 1946 (Insight 46): un estudio epidemiológico”, se publicó en línea en The Lancet Neurology.

 

Enlace al estudio publicado en The Lancet

Artículo publicado en la revista MD Magazine: